Surgen algunas cuestiones sobre la lactancia y el café. Por ejemplo, muchas madres se preguntan si afecta negativamente al desarrollo del bebé o si es posible que se adelante el parto, como afirman muchas personas. Lo cierto es que el café sí puede ser peligroso cuando se da de mamar. ¿Por qué?

La lactancia y el café¿La lactancia y el café son una mezcla peligrosa?

La lactancia y el café resultan incompatibles cuando su consumo es alto. Entre los efectos secundarios que tendría en el bebé están la irritabilidad, las dificultades para dormir y el nerviosismo. En el caso de la madre, podría darse la reducción de niveles de hierro en la leche que diese lugar a la anemia del lactante o al fenómeno de Raynaud en el pezón. Este último podría ser doloroso y afectar negativamente a la experiencia de la lactancia. Se entiende como consumo alto sobrepasar los 200 o 300 mg al día de cafeína, es decir, unas dos o tres tacitas de café al día. No superando esa cantidad, se cree que los riesgos son mínimos. ¿Quiere decir esto que por debajo de las tres tazas diarias no hay ningún riesgo?

Otros factores que influyen en la lactancia y el consumo de café

En vista de lo anterior podría parecer que uno o dos cafés al día no representan el más mínimo riesgo, pero no es exactamente así. Hay otros factores que influyen en este caso y que pueden hacer que hasta esta pequeña cantidad resulte peligrosa.

La cafeína está presente en otros productos

La cafeína no es un compuesto exclusivo del café, también se encuentra en el té, en algunas bebidas refrescantes o estimulantes y en diversos medicamentos. Si se toma alguno de estos y también la dosis máxima recomendada de café, la suma de este compuesto en el organismo será excesiva.

Reacciones a la cafeína durante lactancia

La cafeína no afecta del mismo modo a las madres y a sus bebés. Si se percibe que incluso en pequeñas cantidades tiene efectos negativos, hay que detener por completo su ingesta.

Diferentes etapas de la lactancia

Los bebés con menos de 5 meses de vida, siempre que no se trate de prematuros, no tienen la misma capacidad de eliminación de sustancias como la cafeína. A menor edad mayor riesgo de efectos negativos.

Efecto acumulativo

Unido a lo anterior, hay que mencionar que el efecto acumulativo también puede ser un problema. Un bebé de menos de 5 meses tarda hasta 10 veces más que un adulto en expulsar la cafeína.

El tipo de café durante lactancia

Los cafés solubles tienen una cantidad menor de cafeína que los normales. Será preferible tomarse dos cafés solubles al día que los hechos en cafetera.

Tiempo de lactancia tras ingerir café

En unas cinco horas la madre tendrá unos niveles mucho más bajos de cafeína en el organismo. Cuanto más tiempo pase entre la ingesta del café y la toma, mejor.

Ahora que conoces todos los riesgos de la lactancia y el café, te corresponde a ti decidir si lo vas a tomar o no y en que cantidades. Si tienes más dudas o quieres recibir más información sobre otros temas relacionados con el cuidado de tu recién nacido, continúa leyendo los artículos de nuestro blog.

Nursicare

Puedes leer también Lactancia e ibuprofeno, ¿Son compatibles?